Para ser iguales en derechos y libres de toda opresión

Lunes, 24 de agosto de 2009

Desde hace meses alert?bamos de que las operaciones de la petrolera estadounidense Hunt Oil provocar?an impactos en cadena en el orden ambiental, social, econ?mico y cultural en las ?reas de amortiguamiento de los parques nacionales del Manu, Bahuaja-Sonene, en la Reserva Nacional Tambopata Candamo y en el ?mbito de la reserva comunal Amarakaire.

Las operaciones s?lo han empezado hace dos meses y los da?os est?n a la vista. S?lo hay que imaginar el efecto devastador de las actividades de la petrolera texana, que tiene un lote de 1 mill?n 500 mil hect?reas en la zona de mayor diversidad del planeta, cuando construya toda la infraestructura que figura en su plan de trabajo: 18 l?neas s?smicas, 166 helipuertos, 1,948 zonas de descarga, 166 campamentos volantes, 1 campamento base de log?stica y una sub base en Quincemil.

A la fecha, la empresa que lleg? al Per? por gestiones de Pedro Pablo Kuczynski de acuerdo al libro La Rep?blica
Lobbysta de Manuel Dammert, ha construido un s?lo helipuerto en Salvaci?n, capital de la provincia del Manu. Pero el ruido infernal que producen los cuatro helic?pteros que operan en este helipuerto han provocado una estampida en la fauna silvestre y naturalmente molestias en la poblaci?n.

Hugo Cabieses Cubas, el destacado y conocido economista que coordina en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional del Manu un proyecto de desarrollo sustentable, se?ala que los impactos, adem?s de ambientales, tienen que ver con el alza de los precios especialmente alimenticios, la fuga de los hombres del campo para engancharse como obreros en las actividades de exploraci?n, la ca?da del negocio tur?stico y el estallido de los servicios que han sido colmados por la demanda.

La petrolera de Ray L. Hunt que entre sus lobbystas tiene, se afirma, a Donald Rumsfeld, el halc?n que lider? la
invasi?n de Irak, est? reclutando 600 trabajadores y ha llenado de ilusiones a las autoridades locales que se han puesto de rodillas ante su poder. "Pero toda esta din?mica comercial y laboral es flor de un d?a", dice Cabieses.

Flor de un d?a. Como ocurri? en toda la Amazon?a en el ciclo petrolero de los setentas del siglo XX que produjo un cataclismo ambiental, social y cultural. Sobre todo social como ahora ocurre en toda el ?rea de operaciones de la Hunt Oil donde la empresa ha fraccionado y roto todo el precario tejido social e institucional con su influencia.

S?lo los pueblos ind?genas amaz?nicos de Madre de Dios, reunidos en la Comunidad de Diamante, est?n evaluando qu? medidas tomar para frenar la destrucci?n de nuestro mayor capital gen?tico.

Aunque saben que ma?ana, el presidente Garc?a los calificar? de primitivos, salvajes, enemigos del desarrollo y la modernidad por defender la naturaleza y la vida.

Fuente: El Manu, Hunt Oil y la resistencia ind?gena - La Primera el diario que inspira respeto


Publicado por jota.ele @ 21:12
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios